Teología de la Primera Epístola del Apóstol Pedro

Picture of stlaorg

stlaorg

Artículo Teológico
Mg. Raúl Hinojosa Santos
Seminario Teológico Latinoamericano
Lima Perú
2021

RESUMEN

La presente investigación titulada “Teología de la Primera Epístola del Apóstol Pedro” ha sido desarrollada con el objetivo de educar a los estudiantes de teología, líderes en el ministerio cristiano y pastores en general a emprender un acercamiento hacia la teología del Nuevo Testamento. Este es un estudio básico del quehacer de la teología, buscando lo que pensó el autor bíblico sobre ciertos aspectos de la doctrina cristiana. Este es un estudio cualitativo, basado en una revisión bibliográfica y un acercamiento exhaustivo a los escritos de la primera carta del apóstol Pedro. La técnica que se usó en la investigación es la observación indirecta, ya que en todo momento la investigación se orientó a discernir el pensamiento del autor bíblico, de modo que se encontrara evidencias sobre ciertos grupos de temas contenidos en la carta. El investigador fue quien interpretó en base a la información recaudada, de modo que los resultados se plasman en los distintos grupos de temas teológicos encontrados que hacen conocer más de cerca el pensamiento doctrinal del autor bíblico.

Palabras Clave: Teología bíblica, Teología del Nuevo Testamento, Cristología, Redentor y dones.

ABSTRACT

This research entitled «Theology of the First Epistle of the Apostle Peter» has been developed with the goal of educating theology students, leaders in Christian ministry, and pastors in general to take an approach to New Testament theology. This is a basic study of the work of theology, looking for what the biblical author thought about certain aspects of Christian doctrine. This is a qualitative study, based on a literature review and a comprehensive approach to the writings of the First letter of the apostle Peter. The technique used in the research is indirect observation, since at all times the research was oriented to discern the thought of the biblical author, so that evidence was found on certain groups of topics contained in the letter. The researcher was the one who interpreted based on the information collected, so that the results are reflected in the different groups of theological topics found that make more closely known the doctrinal thought of the biblical author.

Keywords: Biblical Theology, New Testament Theology, Christology, Redeemer and Gifts.

ESTUDIO DE LA PRIMERA EPÍSTOLA

Dimensión teológica

La Cristología

Cristo es la salvación. Pedro observa que los profetas anunciaron respecto a Cristo, como aquel que iba a salvar a los judíos, aunque ellos mismos no supieron con exactitud de su identidad y del tiempo (1Ped. 1:10-12). Entiende el apóstol, seguido al sufrimiento de Cristo se manifestaría su gloria como su paso de humillación y exaltación, asimismo declara que los profetas supieron que su papel mientras tanto era el de preparar el camino para los contemporáneos, no solo del apóstol sino también para las demás generaciones. El Espíritu Santo cumple el papel importante en la guía de ese mensaje de Cristo, el cual, los creyentes de la dispersión eran fruto de ese anuncio.

Cristo es el fundamento. Un fundamento no necesariamente aceptado por todos, poniendo así cierta polaridad de la aceptación de Cristo (1Pedro 2:4-7). Rechazada por unos pero escogida y preciosa ante Dios (v.4). Probablemente Pedro está recordando la indiferencia y rechazo que Cristo experimentó del cual el mismo apóstol era testigo. Podemos entender que lo que se quiere comunicar aquí es el fundamento religioso, o como en la segunda epístola (2Pedro 1:12), como la verdad. La supuesta verdad de los religiosos en el tiempo de Jesús, luego los falsos maestros no son más que “falsos” y no la verdad, esto es lo que Pedro quiere asentar en la mente y corazones de la iglesia dispersa. Hay tres citas del Antiguo Testamento, la primera es tomada de Isaías (Isa. 28:16), la segunda de los Salmos (Sal. 118:22) y la tercera de Isaías (Isa. 8:14). Estas citas se convierten así en la explicación del apóstol, como una piedra, que para los que la reciban será de vida, de sacerdocio, de libre acceso. Para los que la rechazan será la piedra angular o piedra de tropiezo, la explicación progresiva de estas citas son para mostrar que Cristo es el tropiezo frontal de las otras religiones y que frente a él se caen. Estos pasajes nos explican que Cristo es el fundamento, donde la iglesia se levanta (v.5) y no sobre el apóstol.1

Cristo es nuestro sustituto. La muerte sustitutoria de Cristo es explicada, y demuestra el apóstol que tiene un amplio conocimiento de la profecía de Isaías (Isa. 53), sobre el registro del “varón de dolores”. Pedro reta a sus lectores a seguir ese ejemplo de Cristo, ya que aunque fue hallado sin pecado, sufrió por los pecadores (Toda la humanidad). Quiere introducir también con esta referencia que aunque andamos santamente no estaremos exentos de sufrir, pero dejar este sufrimiento en las manos de Dios (v.23b)2

Cristo es nuestro redentor (1.18-21;2.24-25). Pedro afirma que el rescate de los expatriados, y del mismo apóstol fue posible por la obra expiatoria de Cristo, derramada con su sangre. Esta redención tiene efectos eternos, es decir trascienden a las cosas materiales (v.18), porque el cordero es sin mancha y preexistente (1.20)3. La descripción de esta redención se inicia en el “renacer”, volver a nacer. Así entonces, esta redención es espiritual y como es de Dios y no humano, es incorruptible (v.23a).

Las Escrituras (1.23b-25;2.1-3)

Afirma que las Escrituras son palabras vivas de Dios y por ello permanecen para siempre (v.23). La comparación de la Palabra de Dios con una hierba y una flor en cuanto a la temporabilidad y durabilidad indican la importancia y compromiso que deben asumir los lectores frente a la realidad de esa Palabra. Si el efecto de la redención es eterno, entonces se debe también seguir las prácticas y valores que son eternos. Esa Palabra eterna es la misma que fue presentada a los lectores, de tal manera que ellos ya conocían (v.25), una clara alusión a la circulación probable de los evangelios “Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada”.


1 Jose Flores. Cristología de Pedro.Barcelona:Editorial CLIE, 1978: 179
2 Ricardo Franco. La Sagrada Escritura. Vol. III. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1967: 271
3 Charles Caldwell Ryrie. Teología del Nuevo Testamento. Michigan: Outreach Publications, 1983. 238

Los elegidos (1.2)

Pedro atribuye a los creyentes expatriados como los “elegidos”. Señala que dicha elección fue echa en la presciencia de Dios Padre con el propósito de ser santificados en el Espíritu, participando de la obediencia y el rociamiento de la sangre de Cristo. Bendiciones que son frutos de aquellos que participan de la elección divina, estos frutos producen esperanza, y nos hacen partícipes de la herencia con valores eternos (v.3-4).

El pueblo de Dios (2.9-12). Aquellos elegidos dice Pedro, es el pueblo de Dios. Los atribuye como una clase social escogida de entre otros, un nivel máximo de sacerdocio (correspondiente a un sacerdocio que pertenece a la realeza) y como si esto fuera poco los atribuye además como una nación santa (v.9). Pedro intenta comunicarles que los lectores, al igual que él tienen una nueva identidad y que representan un proyecto elegido por la soberana voluntad de Dios. Y que este pueblo al tener una posición de incalculable valor en comparación a las sociedades en el que estaban acostumbrados vivir, deben cumplir una misión que es la de anunciar las virtudes de la luz (v.9b), de aquel que les dio esta nueva posición. Introduce también el apóstol el proceso de cómo llegó a ser pueblo de Dios y la diferencia que implica no ser pueblo y serlo, sin duda apela a rememorar en la propia experiencia de los lectores de la carta sobre su vida pasada, para luego hacer una evaluación personal (v.10).

La santidad (1.13-17;4.3-4). Después de hacer una explicación amplia respecto a la nueva posición de los creyentes y del proceso en que consiguieron ser pueblo de Dios, el apóstol va a introducir también de manera amplia el tema de la santidad. Es consciente que los lectores deben tomar muy seriamente su vida de santidad, por ello no desconecta este tema con las bendiciones de la nueva vida. La santidad implica básicamente ‘obediencia’, implica también dejar atrás todos los deseos anteriores, cuando todavía se vivía en pecado (v.14). Pedro deja claro que la santidad es exactamente opuesto a la vida de los ‘gentiles’, esta designación es característico en el Nuevo Testamento para señalar una práctica de vida fuera de las normas de Dios, es descontrolada y desenfrenada por lo tanto pecaminosa (4.3-4).

El sufrimiento (1.6ss;4.12-19;5.8-11). Es el sufrimiento un proceso que al enfrentar y pasar es hallada en alabanza, gloria y honra. Para Pedro, ese sufrimiento está relacionado con los padecimientos de Cristo, específicamente por causa de ser testigos de él, señala que somos “Bienaventurados” (4.13-14ª). El sufrimiento por causa de Cristo, hace que por la actitud de los malos el Espíritu es blasfemado, pero por parte de los sufrientes es glorificado (4.14b), además ese sufrimiento es la voluntad de Dios (4.19). El reconocimiento de haber pasado las pruebas es dado por Jesucristo en su manifestación (v.7). El apóstol también deja claro que un sufrimiento que no tenga como causa Cristo y su mensaje no tiene valor para el cristiano y no se debe gastar energías en esto, porque no tiene privilegios con valores eternos (4.15). Pedro también deja claro que el hecho de que los cristianos sufran es como el inicio de un juicio, quizá establecido por los hombres, pero que ayudan al creyente en el proceso de su perfeccionamiento y madurez (5.10). El juicio que Dios establecerá para los impíos ha de ser severo y mortal (4.17-18). Estos sufrimientos dice el apóstol que son de carácter mundial y que quienes sufren siempre son los ‘hermanos’(5.9).

La sumisión. Ante autoridades. Sumisión a las autoridades representada a través de instituciones humanas y al rey o gobernante. Señala además que la voluntad de Dios es que siempre hagamos el bien para que en cuestiones de juicio tengamos el arma más poderosa para avergonzar a los malhechores (2.13-15). La sumisión a Dios produce como fruto la sumisión a las autoridades y también hacia los hermanos (2.17). Una segunda parte de sumisión hacia la autoridad se refiere en la relación con los amos. Pedro considera otra vez que vale un sufrimiento por causa de Cristo, antes que por un pecado personal (2.20ss).

En el hogar. La actitud de las mujeres cristianas ante sus maridos incrédulos debe ser un claro ejemplo de testimonio de sumisión (3.1-2). Pedro cree que se puede evangelizar también de esta forma dentro del hogar. La búsqueda de la belleza interna es la prioridad para Pedro, pero no niega el interés por la externa y para ello pone ejemplo de la sumisión de Sara (3.3-5). La balanza no solo está en la exhortación a las esposas cristianas, sino también a los esposos cristianos, de tal modo que habrá sumisión mutua. Declara que la mujer es comparada como un vaso ‘más frágil’, es decir no cualquier vaso y el trato debe ser con delicadeza. Declara también que la mujer es coheredera por lo tanto comparten la misma herencia de la gracia. Declara además que la falta de estas consideraciones en el hogar por parte del esposo produce estorbos en la oración (3.7).

En las relaciones personales. Entre los hermanos practicando el amor fraternal. Ante los inconversos la sumisión se muestra a través de no cobrar venganza, más bien incita el apóstol a bendecir a los que son enemigos. Pedro toma el pasaje del Antiguo Testamento del Salmo 34.12-16, el contexto de David era que estando ante el rey Aquis, cuando escapaba de Saúl fingió ser un demente y luego se dio cuenta que no es bueno mentir o fingir para que le vaya bien o mejor, hubo desconfianza en Dios. Pedro relaciona la sinceridad, la verdad, la búsqueda de paz, etc., como actitudes que son recompensados por la justicia de Dios con días buenos (3.10-12). También Pedro advierte que habrán sufrimientos aunque se es de buena conducta cristiana con consecuencias adversas, pero que tienen sus recompensas eternas ‘Bienaventurados’(3.13-14).  El apóstol introduce un elemento de defensa ante las autoridades, pero con mansedumbre y reverencia (3.15-16) Pedro considera entonces que es posible apelar a los derechos que corresponden al creyente ante las autoridades, siempre y cuando tengan otra vez relación con el testimonio de Cristo (3.16). El ministerio de los ‘Ancianos’ también refleja un pastoreo de sumisión, partiendo otra vez de Cristo ‘testigo de los padecimientos de Cristo’ (5.1). El modelo de pastoreo aquí es voluntario, es con ánimo, es con actitud de servicio, etc. (5.2-3). Estas cualidades tienen recompensa de la ‘corona incorruptible de gloria’(5.4). Los jóvenes igualmente deben someterse a los ancianos y debe haber una sumisión mutua (5.5), el uso otra vez del Antiguo Testamento sobre Proverbios 3.34 ‘Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes’ indica, la gran importancia que ocupó Pedro sobre el tema de la sumisión en su primera epístola y todas ellas muy identificadas con los padecimientos de Cristo, al final Pedro señala que es mejor descansar en Dios, sabiendo que la verdadera exaltación viene de él (5.6-7).

Los dones espirituales. Pedro observa que el amor es la base para el ministerio de los dones. Los dones deben ser para ministrar a otros (4.10). Deben ser administrados considerando que hemos recibido por la gracia de Dios. En estos pasajes se observan dones de hospitalidad (4.9), también dones de predicar o hablar en lenguas, no es muy claro el texto y el don de ministrar. Pedro declara que todos los dones provienen de Dios, pero además cuentan con el poder de él si obramos como sus buenos administradores (4.11-12).         

La voluntad de Dios      

Hay sufrimiento que se contempla en la voluntad de Dios según Pedro, dando a entender que algunas veces nos librará de sufrimientos pero en otras nos permitirá pasar. También Pedro señala que sufrir haciendo el mal no es aprobado por Dios, porque no es esa su voluntad (3.17). Coloca el ejemplo de Cristo como un perfecto sufrimiento dentro de la voluntad (3.18). La voluntad de Dios también es que vivamos conforme a sus demandas  en oposición a vivir conforme a los gentiles, que siempre corren en dirección opuesta (4.2ss).

Definición de conceptos

Teología bíblica

Es un estudio basado en el método inductivo de orden cronológico. Trata de conocer la manera cómo Dios se reveló a través de la historia. Se conoce también como un estudio basado en la revelación progresiva de Dios. El estudio en el Antiguo Testamento se basa en la formas de experiencia de fe producto de la relación Dios-pueblo y cómo esa relación fue creciendo, es decir la revelación de Dios en la historia fue cada vez el complemento para el pueblo, de modo que el pueblo conoció más de Dios en la medida de la acumulación de su experiencia con él. En el Nuevo Testamento sigue el mismo patrón, solo que se pone especial atención al progreso del pensamiento de lo que escribieron los autores bíblicos en la acumulación de su experiencia de la inspiración de Dios en ellos.

Cristología

Es la dimensión doctrinal más relevante para la fe cristiana de todos los tiempos, por lo mismo es el pilar y la esencia en la que se sostiene la fe y se puede definir como:

Lo relativo o perteneciente a la parte o rama de la Teología cristiana que estudia la persona de Jesús de Nazaret, como persona, o sea desde el punto de vista humano y como divino, bajo el nombre de Cristo o Mesías. En un sentido más estricto se refiere solamente a la doctrina sobre la persona de Cristo.[1]

Redención

La definición sobre este término se puede aproximar a hacer una acción para que el otro pueda retornar al camino inicial.

La Redención es un concepto de la doctrina cristiana que se refiere al sacrificio que hizo Jesucristo para, con su pasión y muerte, salvar a la humanidad y abrirle las puertas del Reino de los Cielos, que habían sido cerradas por el pecado de la desobediencia de Adán. En este sentido, Jesucristo, muerto en la cruz, es considerado el redentor de los hombres. La Redención, así entendida, es el perdón de los pecados, y supone la reconciliación con Dios para aquellos que alcanzan la vida eterna. Dice la Biblia al respecto.[2]

Dones

Los dones son otorgados por el Espíritu Santo, de manera sobrenatural a los creyentes y estos sirven para la mutua edificación de los que conforman el “cuerpo de Cristo”, que es la iglesia. Estos dones son otorgados de manera personal a cada creyente, pero su aplicabilidad se contempla en la natural relación entre creyentes. Estos dones se evidencias en oficios que presiden los creyentes ya sea como el don pastoral, el don de maestro, el don de discernimiento, el don de hospitalidad, etc,. Según la explicación de Lacueva: “El hecho mismo de que estos dones o carismas se impartan, no para directa exaltación del individuo mismo que  


[1] Diccionario Actual, s.f. “definición de cristología. S.
[2] Significados, en Redención. 2015.

los recibe, sino para servicio y edificación de la iglesia, elimina la ocasión de celos o envidia”.[1] Indudablemente no hay lugar a vanagloriarse ni jactarse de dichos dones recibidos por gracia.

METODOLOGÍA

Este es un estudio cualitativo, basado en una revisión bibliográfica y un acercamiento exhaustivo a los escritos de la primera carta del apóstol Pedro. La técnica que se usó en la investigación es la observación indirecta, ya que en todo momento la investigación se orientó a discernir el pensamiento del autor bíblico, de modo que se encontrara evidencias sobre ciertos grupos de temas contenidos en la carta. El investigador fue quien interpretó en base a la información recaudada, de modo que los resultados se plasman en los distintos grupos de temas teológicos encontrados que hacen conocer más de cerca el pensamiento doctrinal del autor bíblico.

CONCLUSIONES

La primera conclusión es que la Cristología del apóstol Pedro se enfoca en resaltar el lugar que ocupa en favor de la humanidad. No hay otro fundamento en favor de la humanidad que no sea el de reconocer la persona de Jesucristo como el todo para la vida. Además el apóstol resalta su obra expiatoria porque tiene en mente lo que significó el sacrificio de Cristo en la cruz, cuya obra fue sustitutoria porque fue en lugar del pecador, asimismo dicha obra trajo redención para el pecador.

La segunda conclusión que se observa es que el apóstol declara a las Escrituras como palabra viva y eterna de Dios, además resalta la permanencia y  trascendencia de las Escrituras y esto lo ubica como documento único y sobrenatural.


[1] Francisco Lacueva, La Iglesia, cuerpo de Cristo. To. VI. p. 183.

La tercera conclusión es que los elegidos son los que conforman el pueblo de Dios, aquellos que integran el número de redimidos y salvados. Además los elegidos viven una vida de santidad que evidencia, pero también los sufrimientos son parte del tránsito de la vida y que están dentro de la voluntad perfecta de Dios. Los dones se ejercitan para la mutura edificación de los elegidos que son los que conforman el cuerpo de Cristo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Diccionario Actual. Definición de cristología. https://diccionarioactual.com/cristologico/ (s.f.)

Flores, José. Cristología de Pedro. Barcelona: Editorial CLIE, 1978.

Franco, Ricardo. La Sagrada Escritura. Vol. III. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1967.

Lacueva, Francisco. La Iglesia, Cuerpo de Cristo. To. VI, Barcelona: Editorial CLIE, 1973

Ryrie, Charles. Teología del Nuevo Testamento. Michigan: Outreach Publications, 1983.

Significados. Redención. En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/redencion/ Consultado: 20 de julio de 2021, 01:27 pm.

Comparte el post:

Artículos Relacionados

Información de Contacto

Copyright© 2023 STLA

Seminario Teológico Latinoamericano